Actualidad

Yolanda Campos "Primer Intento"
Yolanda Campos                               "Primer Intento"



RELATOS TERCERO

 

Mi Amigo Juan Sara. 3º

 

Esta mañana al levantarme me acordé de una cosa que le pasó a mi amigo Juan.

Juan era un minusválido que conocí. Juan estaba en el parque y apareció una chica guapísima. No era minusválida.

Le preguntó: – ¿Quieres ser mi novia?

Y ella le contestó: – Yo, tu novia ¡Ja! Que te lo crees.

Él muy triste prosiguió su camino. Hasta que aparecieron unos chicos y Juan preguntó: – ¿Queréis ser mis amigos? Pero ellos dijeron: No, claro que no.

Juan muy triste siguió hasta que le vi y le dije: – ¿Qué te pasa?

–Estoy muy triste.

Yo le pregunté: –¿Quieres ser mi amigo?

–¡SÍ!

Así que aquí termina mi historia.

¡Ah! y Juan fue feliz.

 

 

Los Dos Mundos Marcos. 3º

 

Ayer, cuando llegamos al colegio, un chico me pegó y le devolví el golpe.

Entonces me dijo: –¡Voy a llamar a mi tío que acaba de salir de la cárcel para que te machaque!

Entones yo tuve miedo.

Al día siguiente estaba yo en mi casa, pero el matón no llegaba. Así que pensé “¿por qué no me escondo?” Busco y busco, pero no encuentro ningún sitio. Después digo: –¡Ya sé dónde esconderme, en el armario!

Entonces se metió en el armario y se encontró una gran mancha verde. Él iba a tocar la mancha y se cayó dentro y se metió en otro mundo. Descubrió otro mundo. A partir de entonces descubrió dos mundos. Ese mundo era muy divertido. Se pudo esconder ahí mientras los matones le buscaban y vivir feliz para siempre.

 

 

(sin título) Firdaus. 3º

 

Esta mañana al levantarme, me di un susto porque vi un lobo junto a mi casa. Estaba intentando sacarle de mi puerta. Lo intenté y no podía. Y al final ¡se me ocurrió una idea! ¿Por qué no se me había ocurrido antes? ¿Por qué no le saco con mis propias manos? ¡Pero me podría comer! ¿Qué hago? Tengo que encontrar una solución...

 

 

 

El Extraño robo del Gato de Oro Álvaro. 3º

 

Ayer cuando llegamos a China había algo que olía a chamusquina... Había una cosa que no me dejaba dormir. Les dije a mis padres que salía a dar una vuelta. En el paseo vi a un señor muy sospechoso, le seguí y desapareció entrando en el museo por una ventana abierta.

El ladrón desactivó las alarmas y tapó las cámaras. Entonces vi que iba a la sala egipcia, se disponía a robar el “gato de oro”. Yo salí corriendo para impedirlo, pero ya era demasiado tarde, había cogido el gato de oro. Le dije: –Eso está muy mal.

–Tu niño. Tú. Pero si eres un mequetrefe.

Me lancé a por él y le quité el gato de las manos y llamé a la policía.

 

(sin título) Leire. 3º

 

Ayer cuando llegamos al zoo, vimos primero leones, cebras, jirafas, monos... Pero cuando llegamos a los monos mi hermano Jairo quería verlos de muy cerca. Entonces un mono le chupó en el brazo. Mi hermano se rió y todos también nos reímos. Nos fuimos a un espectáculo de delfines y a mi me eligieron para tocar a un delfín. El delfín me dijo: íh,íh,íh.

¡Fue un día increíble!

 

 

 

(sin título) Laura. 3º

 

Ayer cuando llegamos mi madre y yo, mi perro escarbaba en una maceta. Había una planta y se murió. Mi perro quería meter un hueso enorme.

 

(¡Ya lo dijo Baltasar Gracián: lo bueno, si breve dos veces bueno!)

 

 

 Huellas Misteriosas Ulises. 3º

 

Ayer cuando llegamos a la casa de mi tío estaba la puerta arañada y unas manchas misteriosas. Llamamos al timbre un rato y hubo un rato de silencio. Después entramos y preguntamos qué había pasado.

–No lo sé –dijo mi tío.

Estaba investigando, cuando volví a ver las manchas y las seguí hasta que comprendí que eran huellas. Las seguí y las huellas pasaron la valla y se pararon. Vi un animal y le seguí.

Al final ¡Era el gato del vecino que había estado persiguiendo a un ratón!

Todo se aclaró y estuvimos hablando. En fin, nos fuimos a casa con el misterio resuelto.

 

 RELATOS DE CUARTO

 

(sin título) Yohel. 4º.

 

Este cuento trata de que un día Guadarrama apareció llena de ranas. Entonces nadie podía salir. En Guadarrama había un niño llamado Filemoncio.

Filemoncio era un niño listo, pero los demás le odiaban tanto que cuando medio aquello, ellos impidieron que les salvara.

Martín que era el jefe de la pandilla intentaba hacer algo, pero no podía. La pandilla dejó libre a Filemoncio. Éste era tan listo que abrió la presa y se formó un lago. Entonces las ranas se fueron. Y desde entonces nadie tuvo celos de Filemoncio.

 

 

(sin título) Marta. 4º.

 

La historia empieza en que hay una plaga de ranas.

Entonces un día, se llenó el Colegio de ranas. Aurora (la profesora) llamó a un exterminador de ranas. Entonces el exterminador cogió como con un aspirador que tenía mucho veneno para las ranas. Entonces las ranas fueron a ver que era esa cosa y fueron a beber.

Entonces cuando una de las ranas chupó, se quedó como disecada. Como las ranas pensaban que era una broma, chuparon todas y se quedaron disecadas.

Y todo el Colegio aplaudió al exterminador.

 

 

 

(sin título) Héctor. 4º.

 

En un pueblo llamado Guadarrama vivían todos muy bien. Pero un niño se fue a un lago a pescar ranas y después volvió a casa. Como pescó unas cuantas ranas, las demás se fueron del lago para que no las cazaran. Se fueron a vivir a Guadarrama y toda la gente se puso aterrorizada. Las estuvieron echando durante un buen rato, pero seguían volviendo. Y el niño tuvo una gran idea: utilizaron moscas para atraérlas otra vez al lago. Pusieron carteles diciendo que no se podía pescar ahí.

Desde entonces todo estaba tranquilo y lo celebraron con una gran fiesta.

 

 

(sin título) Lukas. 4º.

 

El pueblo de Guadarrama estaba lleno de ranas y las personas del pueblo se cansaron de las ranas. Entonces, un día todos se pusieron a cazar ranas con redes y las cazaron a todas y las metieron en una botella gigante.

Entonces tiraron la botella al mar, pero cuando las ranas estaban en el mar, se escaparon de la botella. Y se veían muchas ranas por el mar, hasta que vinieron los tiburones y se las comieron.

 

 

(sin título) Valentina. 4º.

 

Era un día normal y tranquilo. Todos estaban dormidos. Al día siguiente estaba todo cubierto de ranas entre las calles. Nadie podía pasar ni con la bici. No podían ir a ninguna parte, ni tampoco para escapar del jaleo de la mañana.

–¡¡Socorro, que alguien me ayude!! –gritaba una persona de la calle.

Gritando otros dicen:¿Quien ha puesto estas ranas por toda la calle?

Nadie sabía quien era, ni siquiera los perros que tenían un buen olfato.

A la mañana siguiente, algunos estaban dormidos y otros estaban fuera esperando a que saliese la persona que las ponía. Todos esperaron hasta las doce de la noche. Pero, al final vieron a alguien dejar escapar unas ranas. Él estaba mirando a las ranas. Ellos lo atraparon y le quitaron la máscara y... ¡Era el vecino de mi padre! Después quitó las ranas con su máquina para quitar ranas.

 

 

(sin título) Pilar. 4º.

 

Hola, mi nombre es Pilar. Vivo en un pueblo y todo es normal, por ahora...

Vivo en Guaarrama, un pueblo precioso. Tengo una familia que me cuida y me da de comer...

Todo empezó una mañana cualquiera en la que me alistaba para ir al colegio. El autobús me había ido a recoger, pero cuando salgo … Me encuentro rodeada de ranas. Era terrible. No me podía subir al autobús y tuve que ir caminando. Cuando llegué a la escuela, estaba cerrada y tuve que volver a mi casa. En cuanto llegué no había nadie. Me habían abandonado.¡¡Qué horror!! Me largué a llorar.

 

 

En cuanto oí a mi madre que me decía : –¡Pili, Pili,Pili! Despierta.

Abrí los ojos. Supe que era un sueño y ya había pasado. Tan solo era un sueño...

 

(Por alternativas no será)

 

 

 

 

 



Quien soy... Javier. 4º.

 

Esta mañana al levantarme estaba en Marte. No sabía qué hacer y de repente me hablaba algo. Era un marciano. Se acercó y me dijo:

–¿Qué eres? No lo sabes. Yo soy un extraterrestre de la fase roja. Tú, a lo mejor, eres uno de la fase blanca.

–No. Soy un humano.

Y de repente oí una voz. Y me desperté en mi cama. Me levanté en mi casa.

 

(Un argumento muy original. ¡Ánimo Javier, sigue así!)

 

Un payaso con poca suerte. Marian. 4º.

 

Un día en el circo de Nueva York, el payaso Rodolfo en plena actuación se le rompe el pie derecho. El domador de leones se ofrece a llevarle al hospital en su coche. Un mes más tarde, el payaso Rodolfo ya se ha recuperado. Pero justo el día que vuelve el pobre Rodolfo, su amigo el payaso Siliyin se pilla el dedo con la nevera y , otra vez corriendo hacia el hospital.

Unos meses más tarde, el payaso Rodolfo y el payaso Siliyin se ríen de aquella graciosa semana y de repente salta Rodolfo: ¡¡Qué felicidad!!

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Angel Del Castillo Llorente

Página web creada con 1&1 Mi Web.